Mitos





Existe el mito generalizado de que un dibujante sabe dibujar de todo en cualquier momento, a cualquier hora y sin importar la herramienta. Que sus dibujos serán siempre geniales y que su mente alberga infinidad de información lista para ser representada con exactitud y veracidad. 

Siento ser yo la que te haga bajar de las nubes, pero si existe alguien así, que no digo que no lo haya, o es un ser extraordinario de serie limitada, o lleva años observando y dibujando con referencias reales... Porque la verdad es que, si uno quiere dibujar y pintar bien, si uno quiere pasar de hacer simples dibujos en los márgenes de los libros, debe coger una libreta y un lápiz (o un boli, o lo que sea pero que pinte) e ir a observar la vida real, y dibujar lo que ve, no lo que piensa que ve. 

'Yo dibujo cosas que están en mi imaginación y por lo tanto no necesito observar cosas de la vida real, porque no existen', alguien podría decir. Genial, sigue por ahí, pero solo alcanzarás la mediocridad. 
¡Es así! desde da Vinci, a dave McKean (dibujante de cómics), pasando por miró, y llegando a cualquier animador que se precie de dreamworks, pixar o disney, todos ellos, por muy experimentados que sean pasan horas observando formas y colores, dibujando. 

El monstruo del cuento, no existe en la realidad ( o al menos que nadie sepa), pero para crearlo observé y dibujé diferentes animales. Lo mismo con los escenarios y las casas. ¡Está claro que se dibujar un perro, una casa y un bosque! Pero no se trata de dibujar un perro, sino EL perro; tampoco de una casa si no de LA casa, EL bosque, LA habitación. Solo así se consigue que lo que antes era un dibujo de algo, pase a ser la puerta abierta a un mundo que puede ser real en alguna parte. 

 








Comentarios

Entradas populares